Poesía: Sebastián Barkero

en Poesía

tres poemas de sebastián barkero

Día de Santas

El calendario
es un obituario de señales amorosas
no hay día en que no se conmemore
alguna de nuestras hazañas salvajes
las veces que dejamos de correr
para acostarnos
están apuntadas con sudor
en el calendario
que señala amorosamente
y recuerda los días que dejamos de correr
para acostarnos
pero el calendario también
es una razón para olvidar
los días
para masacrarlos con las ganas
de que no aparezcan señalados
ni con sudor
ni con la mano
ni con deseo
cuando compramos un calendario
lo colgamos en la pared
se queda estático
realmente el calendario no sirve
son los días los que le atraviesan
somos nosotros quienes
creemos en la cuenta regresiva

Oleoducto Espiritual de Algas

el pez
no quiere morir
es de hecho un pez
que ayer avisó
la vida no tiene la forma
o la razón
para seguir siendo
lo único que la muerte necesita

el pez es un árbol
que rara vez reza
en la quietud de las corrientes marinas
por que ahí no hay estudios sobre
la humedad superior
únicamente
conocen sus cavidades
como la lengua que usan para
hacer el amor
por el frio que hace en lo profundo

el pez
de hecho
es un monge oscuro
se esconde entre unas piedras
o se acuesta de lado
no duerme
solo reza de modo que nadie
sepa que sabe
o sepa que no sabe
sobre el cielo
cuando el pez ve hacia arriba
nunca se bendice
el siempre tiene que estar alerta
por que su dios vibra
y aparece
cuando se hace de noche

en el mar
como sabemos
la noche no existe

Guerra Civil I

Cuando abrigo
la deliciosa estancia del abismo
es como saltar
hacia una luna
repleta
de exhorcismos ocasionados
por el roce tremendo
de las pieles
nacidas
en un jardín donde jugábamos
mientras construían la casa

ahora
que las escopetas
se mantienen alerta
que los vasos capilares
descienden
por estrechos caminos de piedra
estoy tranquilo
por que
esperé lo suficiente
para enfrentarme
a los precipicios
y al estomago
temeroso de los aires

queda repartirnos
entre los tiempos
que sobran
de los espectáculos
de las aves
y los bonsais

esperar aún más
sin la gana fortuita
de querer algo a cambio
en tiempos de guerra

Sebastián Barkero nació en San José en el año 1995, pero ha vivido toda su vida en el cantón
central de Heredia. Ha sido gestor de espacios de creación literaria en cárceles, colegios y
universidades. Sus textos han sido publicados en recopilaciones de poesía centroamericanas y
nacionales, como el Festival Tierra de Poetas y las revistas VozUCR y Conjetura. También ejerce
como músico e investigador en la Universidad de Costa Rica, estudiando en el bachillerato de
Antropología y Ciencias Políticas.
Comenta