Literatura y Música.

Música | Luca Bocci: La nueva era del Rock Argentino | Por Amilkar Muñoz

en Música

Review

Música
9.5/10
Overrall
9.5/10

Conozcan a Luca Bocci; el músico argentino que sacó su primer disco titulado “Ahora”. Un disco completamente casero, publicado hace 2 meses, bajo el slogan (que ellos mismos utilizan): “el que quiere puede”. Pero que prefiero entender como “el que puede quiere”. Porque hacer un disco como este, quizá muy pocos puedan. Un disco que a primera vista se ajusta dentro del “indie” (si es que se puede especificar qué carajos es el “indie”) pero que sin duda el disco es, lo que los argentinos suelen llamar Rock Nacional* (así en mayúsculas), y que nosotros solamente llamaríamos rock argentino*.

Acercamiento

Mucho se podría decir del Rock Argentino*; pero poco sería lo que podríamos decir que no se haya comentado ya muchas veces. Con Luca Bocci tenemos algo qué decir que no se ha dicho antes. Luca Bocci llegó para, literalmente, dar de qué hablar. Le conocí como usualmente se conocen las mejores cosas: por accidente. Esta clase de accidentes le hacen a uno rectificar el implacable sentido del azar: mientras estaba buscando en youtube una versión en vivo de Las Habladurías del Mundo de Spinetta (que dicho sea de paso, es una canción que Spinetta nunca tocó En Vivo), me encontré con un cover de “Usted Señalemelo” (que también forma parte de esta nueva ola expansiva de bandas emergentes del rock argentino; pero que, en lo personal, siento que les falta mucho aunque tengan demasiado) junto con Luca Bocci. El cover de Las Habladurías del Mundo lo pueden escuchar acá.

El disco

El disco de Bocci cuenta con un intro y nueve temas. Empezando el intro, apenas escuchamos ese teclado sonar, podemos advertir hacia donde, más o menos, nos dirigimos como oyentes. El intro nos da una idea de lo que el disco pretende ser. Porque en realidad es un disco de Rock Nacional* pretendiendo ser indie, pero sin lograrlo. Y me parece que, lo que yo señalo aquí como una aparente debilidad, más bien resulta ser una virtud. A mi parecer es un extraño exponente del Rock Argentino* clásico y uno de los mejores discos en español que he escuchado en los últimos años.

Las canciones

Por todos los poros del disco brota el indie, por algunas partes más que en otras. En canciones como Era de Piscis y Archipiélago el Rock Argentino gana espacio y se cimenta en el single. En el single, titulado homónimamente, el disco alcanza su punto culminante: “Ahora” es la quinta canción, y parece haber sido la construcción más descabellada y descuidada de la obra de Luca que resultó ser un himno para vagos que fuman y leen literatura, y que prefieren ser libres a ser normales. Otras como Bahía o No tiene nombre son canciones muy originales, sobre todo Detener, que rítmicamente es top originality. No tiene nombre me recuerda, a su manera, a la famosa anécdota de Charly García con “No se va a llamar mi amor”. De hecho, me atrevería a asegurar (de forma inocente), que estamos frente a un nuevo Charly García. Frente a un genio, y sino, entonces frente a un loco.

Las letras de las canciones (que en mi opinión es lo más importante) nos enfrentan contra la realidad del compositor. Son una voz desde lo más adentro del yo. Una especie de derrota circunda los temas con cierto honor o dignidad. Para nada patéticos. Nos damos cuenta de que en todo eso que nos dice Luca hay una “prueba de que todo lo que haga está bien”.

Influencias

Entre el abanico de posibles influencias que encuentro en el disco escucho, de manera clara y dominante, el Rock Argentino*. En algunas canciones (como Era de Piscis) se siente una bate que parece la mezcla de baterías entre King Krule y Charly García en su primer disco en solitario (Yendo de la cama al living, 1982). Por otro lado, por el lado indie: King Krule sigue estando y también por momentos el sonido del disco se asemeja a una clase de Devendra Banhart cholo.

A grandes rasgos: el disco es excelente. Y si tuviera que calificarlo simplistamente del 1 al 10 le daría un 9.5 sin pensarlo. No me atrevo a darle el 10 porque este es sólo el primer disco y todavía hay que dar el beneficio a la duda de la grandeza de este joven músico argentino, que por demás, nos deja con hambre de mucho y un primer adelanto de lo que puede ser el inicio de una era. En pocas palabras, es un disco obligatorio.

(*) Todos los asteriscos del texto son referentes a “Rock Nacional” o, en su defecto, “Rock Argentino”. La razón de estos asteriscos es aclarar lo que yo entiendo por “Rock Argentino”. Si partimos del hecho de que el rock como constructo social y no como género musical, es resultado de la cultura de un lugar, y que no solamente representa su realidad sino también la forma de ser, podríamos estar de acuerdo en que el rock holandés no es igual que el rock gringo. Así como el rock brasileño no es igual al rock argentino. Y más precisamente se podría hablar de los padres del Rock Argentino, para ser exactos: Charly y Spinetta. Muchos podrían decir que el primer grupo de rock argentino fueron Los Gatos. Musicalmente hablando tienen razón, pero la famosa “Balsa” de Los Gatos es una reproducción del género, no una construcción social mediante el género musical. De esto último los verdaderos exponentes fueron Luis Alberto Spinetta y García. Por eso cuando escribo Rock Argentino (mayúsculas) me refiero al rock como constructo social, identitario, representativo y demás adjetivos con los que se le podría denominar. Cuando lo escribo en minúsculas me refiero al género musical dentro de Argentina que, por defecto, también se le llama rock argentino o rock nacional.

Amilkar Muñoz (1994) San Ramón, Alajuela. Cursa, torpemente, la carrera de filosofía en la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). Lector empedernido de Bolaño por accidente topográfico e insistencia de terceros. Es editor general y escritor para Revista Antagónica; también ha colaborado editando y escribiendo para periódicos y revistas universitarias.
Comenta
Ir a El Cielo